Mendaro

 

Valores naturales

Algunos de los mejores sectores de encinar cantábrico en el País Vasco, con sus principales localizaciones en el ámbito del monte Arno, entre Mendaro y Mutriku (existe una línea de autobuses de Euskotren entre Mendaro y Mutriku). Buenos retales de bosque autóctono en las laderas del monte Itzarraitz, al norte de la localidad de Azkoitia (por esta localidad pasan los autobuses de las siguientes líneas pertenecientes a Euskotren: Azkoitia – Tolosa, Azkoitia – Zarautz y Zumaia – Zumarraga). Aves forestales, como el azor. Becada. Jabalí. Pequeños mamíferos. Aves limícolas y marinas, crustáceos y moluscos, en las preciosas regatas de Zumaia (en esta localidad existe una estación de Euskotren), sobre la línea litoral.

Monumentos del hombre

En Zumaia, la iglesia de San Pedro, asentada sobre un promontorio, la ermita de Santiago o las casas solariegas de Ubillos u Olazábal. En Azpeitia (por esta localidad pasan los autobuses de las siguientes líneas pertenecientes a Euskotren: Azkoitia – Tolosa, Azkoitia – Zarautz y Zumaia – Zumarraga; además, en Azpeitia está ubicada el Museo Vasco del Ferrocarril de Euskotren, desde el que se presta un servicio de Trenes de Vapor hasta Lasao), el Ayuntamiento barroco, la iglesia de San Sebastián y las casas señoriales de Anchieta, Basozabal o Emparan.
En Loiola, la casa natal del fundador de la Compañía de Jesús, una tradicional casa-torre defensiva; además de la gran basílica barroca local. En Azkoitia, el palacio Intxausti, donde se fundó en 1765 aquella Real Sociedad Vascongada de Amigos del País; y las casas blasonadas de Balda, Etxe Beltz o Floreaga; el Ayuntamiento y la iglesia de la Asunción, característico ejemplo del llamado gótico vasco.

Los encinares del monte Arno

En la franja costera de Gipuzkoa, entre Mendaro y Mutriku, desde el punto de vista medioambiental, destacan las extensiones de encinar cantábrico que cubren el entorno del monte Arno (598 m.). Junto con los de Urdaibai, se trata de los encinares más extensos en el sector costero del País Vasco.

 

En cuanto a la estación de Euskotren de Mendaro, constituirá un perfecto punto de partida para explorar este entorno destacado.
Primero recomendamos acceder hasta el emplazamiento de las vecinas ermitas de San Antonio y Santa Ana, dominando el curso del río Deba y el corredor de comunicaciones que recorre este valle (autopista Bilbao – Donostia/San Sebastián, carretera N-634 y ferrocarril de Euskotren). Luego, tras este primer golpe de vista sobre el territorio circundante, tomaremos en dirección oeste la pista forestal que trepa por las laderas meridionales del Arno, camino de la partida conocida como Agerre Txiki. El bosque que atravesamos, en cualquier caso, sólo conserva retales del monte original, protagonizado en sobremanera por coníferas implantadas de vocación industrial. En determinado momento, encontrándonos ya a la altura de la cota 400, un sendero a mano derecha nos permitirá acceder (1.200 metros de desvío) a la cumbre del Arno, a cuyos pies se esconde el tranquilo caserío de Kostola. En dirección norte, hacia el mar, la siguiente cumbre próxima es la de Arnoko Gurrutzea (598 m.), otro excelente punto panorámico.
La ruta por las laderas del Arno continuará después por la pista que da acceso a los caseríos de Sakoneta e Iturritza, pero desviándonos a favor de la línea de cumbres que, desde el caserío de Amoate discurre hacia los vértices de Jaungoikomendi y Zabaldegui (490 m.). Entre este último punto y la cumbre del Arrkurtzalde se avistan ya buenos sectores de encinar. Entonces, el viajero superará la cabecera del arroyo Mizkia, en el que crecen los grandes helechos y donde no son raras las andanzas del jabalí. La observación de aves de vocación forestal, como el azor, también serán frecuentes. Paso a paso, acabaremos acercándonos al grupo de caseríos de Armitxa, al que seguirá el de Elordi. Para cerrar este circuito, volveremos a cruzar el arroyo Mizkia aguas arriba del caserío Agerretxo, luego apuntaremos a la marinera villa de Mutriku por la carretera que baja desde el caserío Urrestieta, por el caserío de Kabarioko, a través de nuevas manchas, dispersas, de encinar cantábrico.

 

 





© 2001-16 Eusko Trenbideak - Ferrocarriles Vascos S.A. Queda prohibida la reproducción parcial o total de los contenidos de esta publicación sin permiso.